La Super-artista Biónica

Viktoria Modesta
Los Angeles Times

Viktoria Modesta no quiere hablar sobre el accidente que ocurrió durante su nacimiento. El que la dejó con una pierna izquierda dañada. No quiere hablar de las docenas de cirugías reconstructivas que tuvo de niña, ni de las horas, los días, las semanas, que pasó en el hospital mientras otros niños jugaban.

Tampoco quiere hablar sobre los cinco años que pasó en su adolescencia tardía tratando de convencer a sus médicos de que le amputaran la pierna por debajo de la rodilla: cómo les dijo que sentía que era la única forma en que podía recuperar su salud y su vida, y cómo cuando finalmente le concedieron su deseo, se sintió libre de convertirse en la persona que deseaba ser.

Puedes leer todo sobre eso, dice ella. Está en cada artículo escrito sobre ella. Es lo único que alguien parece querer preguntarle, lo cual es frustrante porque tiene mucho más que decir.

Eso no significa que esté renunciando a su papel de innovadora creadora de imágenes, que desafía la forma en que se perciben las discapacidades y la belleza física se valora en el mundo moderno. Simplemente significa que ella quiere comenzar esa conversación, en lugar de hablar de lo que la llevó a este momento

A los 30 años, la modelo, cantante, artista de vanguardia, futurista y entusiasta de la ciencia se ha trasladado recientemente a Los Ángeles y está en proceso de echar raíces en esta ciudad, un lugar que, según ella, que representa la intersección ideal de sus muchos y variados intereses, particularmente cuando se trata de la fusión de arte, tecnología, entretenimiento y ciencia.

“Modesta”, adjetivo que, afrontémoslo, contrasta con lo que su imagen despliega, suele desarrolar diversos espectáculos de variedades de culto de larga duración. El último, en gira por Estados Unidos, presenta a luchadores mexicanos enmascarados, bailarines burlescos, comediantes y una serie de artistas de vanguardia como Modesta.

“Es un evento que está cerca de mi corazón, ya que representa las cosas que han sido importantes para mí a lo largo de mi vida”, dice Modesta, sentada en la sala de conciertos de Walt Disney en una tarde reciente. “Realmente me gusta la idea de que tienen una gran cantidad de artistas diferentes. Se trata de la locura y la expresión y pasar un buen rato “.

En la entrevista, realizada por Jessica Gelt de Los Angeles Times, y traducida al castellano en parte por nosotros en Chipeo, Modesta lleva una chaqueta negra envuelta alrededor de un vestido negro angular que parece que está hecho de plástico elástico. Su cara es lisa, ancha y pálida, su cabello negro y tirado hacia atrás. Su pierna protésica es una pieza vintage. Tiene al menos 10 años de edad y es una de las primeras extremidades alternativas que se hicieron. Está salpicado hacia arriba y hacia abajo con cientos de clavijas plateadas que perforan el cuerpo. A pesar de no ser, en principio, tan sofisticadas como las extremidades biónicas de las que hemos hablado en otros artículos, su exuberancia y diseño dejan con la boca abierta.

Modesta la examina, con una pequeña sonrisa jugando en sus labios.

“Es como si estuviera completando el círculo”, dice ella.

El círculo completo implica cantar y bailar, pero Modesta insiste en que, aunque ha sido nombrada la primera “artista pop biónica” del mundo, no considera que la música sea su primer o único amor.

“Me gusta la música, y me encanta la interpretación y la dirección de arte”, explica. “Pero quiero poder contar una historia más grande sobre la identidad”.

Modesta, cuyo nombre de nacimiento es Viktorija Moskaļova, nació en Daugavpils, Letonia y se mudó con su madre al Reino Unido a la edad de 12 años. Mientras que Letonia trataba sobre enfermedades y cirugías, Londres estaba a punto de renacer. Se lanzó a la escena de la vida nocturna subterránea, con sus numerosas subculturas guiadas por la moda salvaje, la música explosiva y el arte experimental.

Era un lugar donde ser un forastero la convertía en una intrusa, y fue allí donde Modesta comenzó a darse cuenta de la naturaleza efímera de la identidad, que podía moldearse en cualquier persona que quisiera ser.

Al experimentar en una variedad de disciplinas, descubrió que tenía una habilidad especial para la dirección de arte, y después de su amputación se convirtió en su mejor proyecto. Al asociarse con el Proyecto de extremidad alternativa, Modesta ayudó a diseñar una serie de prótesis que usó en un video del Canal 4 de 2014 titulado “Prototipo”, que se presentó durante un receso comercial de la final de “X Factor” de ese año.

El video se volvió viral de inmediato, hasta la fecha se ha visto más de 10 millones de veces, y se ha considerado una piedra de toque para aquellos que buscan replantearse cómo la sociedad percibe las discapacidades.

En uno de los segmentos más llamativos del video de seis minutos, Modesta baila provocativamente contra un fondo rojo sangre mientras usa una prótesis con forma de espiga: su punta afilada como una cuchilla de afeitar rompe el suelo cada vez que toca tierra.

“Me conmovió mucho el hecho de que lo que me parecía tan natural y obvio era tan impactante para otras personas”, dice Modesta sobre su experiencia en el centro de atención de la cultura popular. “Todo lo que estaba haciendo era expresar mis derechos básicos de feminidad, de sexualidad y de estilo”.

Esta revelación llegó a casa después de que Modesta fue seleccionada para actuar en la ceremonia de cierre de los Juegos Paralímpicos de verano 2012 en Londres. A pesar de que vio a muchos amputados en los Juegos, no vio ninguno que presentara el toque atractivo y sexy que a menudo se asociaba con el entretenimiento general.

Después de que “Prototype” se disparara al reconocimiento internacional, Modesta fue bombardeada por ofertas de agentes y gerentes, pero sólo querían devolverla a la máquina Pop.

“Me di cuenta de que ese no era el camino correcto para mí”, dice ella.

Su camino debía ser más barroco, dorado tanto por la rica cultura del arte como por las maravillas de la ciencia y la tecnología. En 2015, se unió al MIT Media Lab como directora, un programa que invita a innovadores de diferentes áreas de experiencia a colaborar.

Fue allí donde conoció a su novio, Benjamin Palmer (no sólo un compañero, sino un “gran nerd” autodeclarado), a quien describe como un “asistente de super internet que ha hecho muchas cosas de marketing de entretenimiento”. La pareja viajó por todo el mundo y supuestamente se mudó por un tiempo a la Ciudad de México antes de aterrizar en Los Ángeles

“Creo que la historia del futuro se contará aquí”, dice Modesta.

Modesta y Palmer están trabajando actualmente en el desarrollo de un programa de televisión que esperan que haga que la ciencia sea sexy. Están lanzandolo de manera secreta, por lo que no pueden decir más que eso, pero ambos parecen estar muy entusiasmados con las posibilidades.

Hacer música seguirá siendo parte del plan de juego de Modesta, pero no está segura de cuánto tiempo dedicará a ese aspecto de sí misma.

Podéis leer la entrevista original en inglés de Los Angeles Times aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*