Cogiéndole el pulso al primer corazón artificial

El Corazón Artificial del Futuro

El diseño pequeño y optimizado podría tener beneficios sobre otros dispositivos.

Casi 4.000 personas en los Estados Unidos están esperando trasplantes de corazón. Y en promedio, se necesitan alrededor de seis meses para conseguir uno, durante los cuales algunos pacientes morirán.

Los investigadores han intentado durante décadas fabricar un corazón artificial que se pueda implantar de manera permanente. Pero construir uno que imite a un corazón real durante un largo período de tiempo sin romperse o causar infecciones o coágulos de sangre es increíblemente difícil. Cuantas más partes haya, más cosas podrían salir mal.

Para resolver el problema, Sanjiv Kaul y su equipo de la Universidad de Salud y Ciencia de Oregon están desarrollando un corazón biónico con un diseño extremadamente simple: contiene una sola pieza móvil sin válvulas. Creen que podría ser el primer dispositivo de este tipo que podría durar el resto de la vida de una persona.

Diseñado originalmente por Richard Wampler, el corazón artificial de OHSU crea un flujo de sangre que imita el pulso natural. Reemplaza las dos cámaras inferiores del corazón humano, los ventrículos, con un tubo de titanio que contiene una varilla hueca que se mueve hacia adelante y hacia atrás. Este movimiento de ida y vuelta empuja la sangre a los pulmones para que puedan extraer oxígeno y luego mover la sangre oxigenada a través del resto del cuerpo.

Kaul espera que el diseño simple supere las limitaciones de los corazones artificiales anteriores al sólo contener una sola pieza móvil y ninguna válvula.

El primer corazón artificial, AbioCor, obtuvo una aprobación limitada de la Administración de Drogas y Alimentos de los EE. UU. en 2006. Se implantó en sólo en 15 personas y ya no está disponible. Era demasiado grande para caber en niños y muchas mujeres.

Sólo un corazón artificial fabricado por SynCardia está disponible actualmente en los Estados Unidos. Está destinado a ser una solución temporal mientras los pacientes esperan un trasplante de corazón. Requiere que las personas lleven un compresor de aire externo en una mochila que bombea el corazón artificial implantado desde el exterior.

Otras compañías, como Cleveland Heart y la firma francesa Carmat , también han estado tratando de construir un corazón completamente artificial. El año pasado, investigadores suizos informaron de que tenían uno creado con impresión 3D , pero comenzó a degradarse después de sólo 45 minutos.

Kaul y su equipo probaron un prototipo temprano de su corazón artificial en vacas y no notaron ningún problema ni efectos secundarios. A continuación, planean probar una versión más pequeña, lo suficientemente pequeña como para caber en niños de 10 años, en ovejas durante aproximadamente tres meses.

“Si funciona durante tanto tiempo, creemos que podremos ponerlo en humanos”, dice.

Kaul cree que el dispositivo podría estar disponible para los pacientes en cinco años o incluso quizás antes.

El corazón artificial de OHSU probablemente deba cargarse con una pequeña batería de mano fuera del cuerpo. Pero la esperanza es que una batería más pequeña y eficiente pueda implantarse bajo la piel y recargarse desde el exterior.

No descartemos un escenario futurista en el cual acabemos teniendo al alcance de nuestra mano no sólo corazones biónicos, sino también todos las extremidades y órganos biónicos que nos podamos imaginar. Y si nuestors corazones y nuestros cerebros y nuestros cuerpos nunca dejasen de funcionar…quizá estemos en los inicios de la Generación del Santo Grial

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*